Running con 60 años

El Running es, sin lugar a dudas, un deporte que mejora las condiciones físicas notablemente, ya que activa el sistema cardiovascular, mejora la capacidad pulmonar, tonifica los músculos y fortalece los huesos, sin embargo, aunque se puede practicar a cualquier edad, si se empieza a practicar running con 60 años, existe una serie de recomendaciones que se deben seguir para evitar sufrir lesiones o inconvenientes.
Chequeo médico previo
A los 60 años el cuerpo no tiene las mismas condiciones que a los 30 años, por lo que antes de empezar a correr se debe visitar a un médico para un chequeo general, de esta manera es posible conocer si se padece de algún problema cardíaco, que tanto ha disminuido la capacidad pulmonar y como se encuentran el sistema muscular y óseo.
Una vez que el médico ha descartado cualquier patología que pueda impedir practicar el running, es cuando se debe establecer un plan de entrenamiento adaptado a la edad y capacidad que se tenga, y este plan debe respetarse estrictamente para evitar sufrir lesiones más adelante.
El plan de entrenamiento
Con la ayuda del médico o del entrenador personal, se debe crear un plan de entrenamiento específico para practicar running a los 60 años, tomando en cuenta cualquier factor físico que se posea, y este debe incluir descansos que necesitarán ser respetados para permitirle al cuerpo recuperarse y adaptarse de manera progresiva.
Este plan de entrenamiento podrá aumentar los niveles de actividad física a medida que se vaya ganando tonicidad y resistencia, lo que ayudará a que quienes lo practiquen puedan beneficiarse de muchas cosas, como una disminución de la tensión, músculos más fuertes, menos enfermedades cardiovasculares, mayor capacidad pulmonar y más oxigenación entre otras.
Es necesario acompañar al plan de entrenamiento con una dieta adecuada, la cual no sólo proporcionará los nutrientes y energía necesarios para el ejercicio, sino que además ayudará a que el cuerpo se pueda recuperar más rápidamente después de la actividad física.
Equiparse con lo necesario
Para practicar running correctamente se necesitan ciertos equipamientos especiales, y en el caso de personas de 60 años muchos de estos resultan mucho más imprescindibles que en edades inferiores, debido a las condiciones físicas propias de la edad y el aumento de las probabilidades de padecer alguna lesión.
En primer lugar, es necesario equiparse con zapatillas especiales para running y Ropa hombre para running y de mujer, por una parte, unas zapatillas adecuadas le dará estabilidad y comodidad a la pisada, evitando los accidentes e incomodidades que puedan ocurrir con unas zapatillas inadecuadas.
Por otra parte, la ropa para running no sólo le ayudará a mantenerse fresco y evitar un golpe de calor, sino que además impedirá que ocurran rozaduras en la piel o que aparezca algún tipo de enfermedad por usar el tipo incorrecto de tejido, ya que estas prendas de vestir han sido diseñadas especialmente para la práctica de este deporte.
Las personas de 60 años deben vigilar su pulso constantemente, por ello es recomendable que adquieran un pulsometro running, el cual les ayudará a conocer su ritmo cardiaco a tiempo real, y podrán detenerse a tiempo cuando este alcance límites máximos que puedan resultar peligrosos.
Tampoco se debe descuidar la hidratación, y para ello es posible adquirir en cualquier tienda running, mochilas de hidratación o cinturones de hidratación, que representas maneras cómodas de transportar el vital líquido y poder hidratarse correctamente mientras se practica este maravilloso deporte.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *