Running como respirar

Aprender a respirar correctamente mientras estás corriendo, puede ayudarte a correr más rápido por mas tiempo con menos esfuerzo y evitará que termines con ese dolor punzante en tus costados producto de la expansión de los pulmones al respirar sin una técnica adecuada. Aprende como hacerlo en este artículo.

Técnica número 1
Respira con los movimientos de tu abdomen, no tu pecho. Tu abdomen debe contraerse hacia adentro y afuera mientras respiras. Si tu abdomen no se está contrayendo mientras respiras, significa que tu respiración no es tan profunda y por lo tanto no estás utilizando la máxima capacidad de tus pulmones ni tu cuerpo aprovechando todo el oxígeno necesario para mantenerte el mayor tiempo oxigenado y no te quedes sin aire prematuramente.
Técnica número 2
Inhala profundo. De esta manera aseguras que tu cuerpo obtenga el suficiente oxígeno para mantener a tus músculos alejados de la fatiga el mayor tiempo posible. Además incrementarás su resistencia al tenerlos oxigenados por mas tiempo.
Técnica número 3
Mantén la boca abierta. Si, literalmente. Mientras inhalas profundamente por la nariz, exhalas por la boca. Esta sencilla técnica tiene sentido porque la cavidad de la boca es mayor a los orificios de tu nariz, por esa razón puedes exhalar el aire más rápido por la boca y aprovechar ese ahorro de tiempo en tomar el aire por la nariz que en realidad necesitas para mantener oxigenado tus músculos.
Técnica número 4
Encuentra tu patrón al respirar. Cada cuerpo es diferente y la intensidad del ejercicio que cada quien practique determinará su propio patrón al respirar. Así que no hay una técnica estándar para encontrar este patrón, pero con la práctica encontrarás el tuyo. Por ejemplo, inhala profundamente por la nariz al pisar el suelo con tu pie derecho y exhala rápidamente con tu boca al pisar con tu pie izquierdo. Toma nota y evalúa diferentes patrones de respiración hasta que encuentres con el que obtengas el mayor rendimiento posible. Todo dependerá de que tan rápido estés corriendo y la prolongación del mismo.
Técnica número 5
Evalúate con la ‘prueba del habla” mientras corres. Si eres capaz de pronunciar una oración completa, por ejemplo: “Puedo pronunciar perfectamente esta oración mientras estoy corriendo sin ningún problema” sin jadear ni hablar entrecortado, es señal que lo estás haciendo bien.
Y finalmente, mide regularmente tu rendimiento según vayas afinando tu técnica al respirar mientras corres. Así como entrenas tus músculos al correr, así también debes entrenar a tus pulmones a tomar y retener mas aire. Puedes realizar los siguientes ejercicios mientras no estás corriendo para mejorar tu técnica:
* Respira profundo con tu abdomen mientras estás sentado con tu espalda derecha en una silla o acostado en el suelo sobre tu espalda. Cuenta hasta 7 segundos mientras inhalas… retén el aire que has inhalado por 7 segundos manteniendo tu abdomen firme y luego exhala mientras cuentas hasta 7 nuevamente. Repite de 3 a 5 minutos, toma un descanso de 10 minutos y vuelve a empezar.
* Nada regularmente. Nadar es el ejercicio mas completo que existe y tiene un papel muy importante en la respiración ya que en la natación debes coordinar tomar aire en el momento que estás fuera del agua y mantenerlo mientras estás sumergido. Este ejercicio alternativo combinado con el anterior te ayudará a fortalecer más rápidamente tus pulmones.
* Practica diferentes ejercicios respiratorios mientras no estás corriendo primero. Después, mientras estás corriendo trata de practicar diferentes patrones y técnicas respiratorias que aprendistes en tus ejercicios. Lleva un registro de rendimiento con cada técnica empleada y utiliza la que mejor se adapte a tus necesidades y te brinde el mayor rendimiento posible.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *