Running con pesas

Muchos son quienes intentan subir las apuestas al practicar running con pesas, ya que intuyen que, si practicando running pueden mejorar la condición física, podrán hacerlo más rápido si combinan este ejercicio con el uso de pesas durante el entrenamiento, sin embargo, si no se realiza el ejercicio correctamente, se pueden generar lesiones importantes a nivel muscular y articular.
En primer lugar, es importante resaltar que, si bien las pesas que se colocan en las muñecas y los tobillos para correr pueden aumentar las exigencias a nivel físico, así mismo se puede alcanzar un punto de fatiga más rápidamente, lo que repercutirá negativamente en la velocidad del entrenamiento.
Para poder hacer running con pesas, es necesario conocer algunos tips que podrán ser de utilidad a la hora de evitar lesiones graves que terminen por impedir que se continúe practicando el deporte.
Apoyar el pie correctamente
Para hacer running se necesita, en primer lugar, un buen par de zapatillas que resulten adecuadas para correr, entre las mejores opciones de encuentran las Zapatillas Adidas Running Hombre y mujer, las cuales ofrecen diversos modelos que brindan el apoyo y soporte adecuado a todo el pie desde el talón hasta la punta.
Esto es realmente importante debido a que las pesas en los tobillos añaden un peso adicional al pie, por lo que resulta necesario utilizar la técnica adecuada para pisar, lo que evitará que ocurran lesiones por una mala pisada; la técnica correcta para pisar cuando se añade peso al pie, es apoyando primero el talón y finalizar con los dedos, apoyando, de esta manera, toda la planta del pie en el suelo.
Respetar los pesos máximos
Más peso no significa que se entrenará mejor, ya que el secreto para realizar correctamente cualquier entrenamiento es conocer los límites del cuerpo y disminuir la actividad cuando se hayan sobrepasado los mismos; y una manera simple de saber cuándo esto ocurra es utilizando un pulsómetro running, el cual registrará el nivel de pulsaciones del corazón, lo que permite conocer el momento en el que se sobrepase el límite máximo para reducir la actividad.
Por otra parte, los pesos de los tobillos deberían mantenerse entre los 3 y 5 kilogramos de peso, pero bajo ningún concepto debe superar los 5 kilos, ya que un peso mayor puede aumentar el riesgo de sufrir tirones, desgarros musculares, daños en las articulaciones y huesos, e, inclusive, puede ocasionar caídas que causen algún tipo de daño físico.
En cuanto a los pesos de las muñecas, el tema es controvertido, por una parte, muchos aseguran que estas pesas ayudan a incrementar la resistencia, mientras que otros afirman que estas pesas tienen, como única función, reducir la agilidad de quienes practican el running, ya que señalan que este tipo de pesas no ayudan a tonificar los músculos correspondientes del cuerpo.
Pesas fijas
Un detalle que muchos pasan por alto es el hecho de que las pesas deben encontrarse ajustadas de manera firme, pero sin apretar excesivamente, ya que esto puede ocasionar molestias al trancar la circulación en caso de estar demasiado apretado, o generar rozaduras si están muy flojas, e incluso es posible que en este último caso puedan llegar a ocasionar desequilibrios a la hora de correr.
Planear la ruta
Por último, es importante planificar la ruta de entrenamiento adecuada, así como la rutina, a la hora de salir a practicar running con pesas, ya que estos factores variarán de acuerdo a nuestra condición física particular, para evitar sobrecargar la musculatura de manera innecesaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *