Running para vagos

Running para vagos

Ser vago puede ser un estilo de vida no muy saludable. Te la pasas todo el día en las esquinas de tu barrio sin hacer nada más que ver pasar a la gente mientras escuchas música. Y lo peor de todo que ese estado de vagancia puede llevarte al conformismo total y perder la motivación por todo en la vida. Como manejas tu tiempo hoy te va a pasar factura tarde o temprano en tu vida, así que sigue leyendo para que seas un poco más productivo y saludable.

Paso 1:

Empieza subjetivamente. Tu estado mental es de vagancia, así que nada de lo que te propongas tendrá el mínimo arraigo en tu mente como para que inicies algo. Así que la próxima vez que salgas a la calle, hazlo con zapatillas running para hombre y ropa running para hombre.

Paso 2:

Olvídate de la esquina en la que siempre pasas sentado todo el día jugando a las cartas y ve hasta el centro deportivo de tu ciudad. Puesto que vas con ropa deportiva y cómoda te será fácil caminar y además te servirá para estiramiento de tus músculos. Aún una simple caminata motiva a tu cerebro a liberar endorfinas por todo tu cuerpo que te harán sentir de buen humor sintiéndote mas motivado a hacer algo productivo durante el día.

Paso 3:

Cuando llegues a la plaza deportiva de tu ciudad en lo que habrá sido la caminata de tu vida, toma un pequeño descanso y observa alrededor los diferentes deportes que está practicando la gente. Si no te inclinas por ninguno en particular en ese momento, entonces corre un poco alrededor de la cancha o el campo despacio, como te sea posible. Solo ponte a correr, no te preocupes en como ni la técnica que utilizas, lo importante es que actúes.

#morning #running

#morning #running

Paso 4:

A este punto estarás tan agotado que no te has dado cuenta en que momento te has metido en líos según tu mente. Tómate un receso y gratifícate con una comida ligera o un batido energético para recuperar energías. Pero pronto recuerdas que no andas dinero y estás alejado de tus amigos vagos con quienes de una manera u otra pasas el día tranquilamente y anhelas estar con ellos ahora.

Paso 5:

!Corre por tu vida! Te das cuenta que tu única solución es regresar al grupo, pero el tiempo apremia, tienes hambre y sed, y estás alejado de tus amigos quienes te apoyan en estas necesidades básicas, así que regresarás corriendo hacia ellos.

Paso 6:

Por fin llegas donde se encuentra tu grupo de amigos, pero estás tan exhausto que no tienes ganas de contarles tu historia del día por lo que sólo quieres regresar a casa donde podrás ir a comer y a tomar un descanso de lo que te parece ha sido la maratón de tu vida que has corrido.

Paso 7:

Ya que a partir de ahora seguirás con la rutina de correr para dejar de ser un vago, vigila tu dieta. Si no estás comiendo suficientes vegetales o comida saludable, estarás falto de energía y es por esa razón que no puedes moverte más que a la esquina de tu barrio que siempre frecuentas. Pero si quieres ir y regresar corriendo de tu casa al centro deportivo, deberás evitar la comida chatarra, esas botanas con grasas saturadas y las sodas. Consume entre comidas frutas y verduras, también hidrátate muy bien.

Paso 8:

Busca ayuda profesional. Ya has dado el primer paso demostrando a tu familia y amigos que puedes hacer algo productivo. Los sentimientos depresivos que llevan a la vagancia están íntimamente asociados y pueden hacerte recaer sino buscas algo interesante en tu vida que te mantenga ocupado. Además no olvides que una pulsera de actividad puede ser tu gran amigo a partir de ahora

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *